¿Cómo afecta mi mente en las relaciones?

“Lo que piensen de mi no es asunto mío.”
Wayne W. Dyer (1940-2015) escritor estadounidense.

¿Cómo afecta todo esto en mis relaciones?

La mayoría de las veces estamos tan preocupados en lo que los demás piensan de nosotros que no prestamos atención a nuestros pensamientos.

Una vez más, el ego hace de las suyas: mientras te preocupas de lo que piensen los demás, no te centras en lo que estás pensado. Y de esa manera, ¿quién tiene el control?

¡El ego!

Si trasladamos esto a nuestras relaciones con los demás, ¿cómo pretendemos crear ví­nculos duraderos y felices si no somos conscientes de lo que tenemos dentro? ¿De lo que nosotros pensamos y ofrecemos porque estamos absortos en lo que los demás piensan y hacen?

¿Te das cuenta del enredo?

¿No crees que es mucho más fácil preocuparte de lo que sí­ está en tus manos? ¿De tus pensamientos?

Al desarrollar nuestra parte mental conseguimos mayor claridad y exactitud, lo que nos permite comprender las situaciones y a los demás de una manera mucho más concreta.

No sólo comprenderás en qué situaciones me dejo ser dominado por mi ego y cuando actuar desde el corazón, sino que me permitirás analizar y observar lo que pasa alrededor de ti de una manera más objetiva.

Centra tu atención en lo que tú piensas. No en lo que los demás piensan sobre ti.

Cuanto más desarrollemos y nutramos esta parte de nosotros, mejor nos adaptaremos a las circunstancias y a los demás.

Por esa razón, no dejes de nutrir tu mente con información que sí­ le hará bien, que sí­ le aporte valor y le motive a ser mejor cada dí­a.

Lee y estudia lo que nutre tu mente. Recuerda que la lectura es a la mente, lo que el ejercicio es a tu cuerpo físico.

Y por supuesto, hazte aliado de tus pensamientos y de tu ego. Habla con él. Habla tanto como necesites.

Y, ¿qué consecuencias crees que tendría el ser tú quien controle tus pensamientos? ¿Cómo afectaría esto a tus relaciones?

(Extracto. Continúa aprendiendo en “Los SECRETOS de TU RELACIÓN MÁS EXTRAORDINARIA).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *