¡Necesito desconectar en vacaciones!

Estamos inmersos en la época por excelencia del año. Sol, playa, días más largos, buen humor y VACACIONES.

Parece que el verano tiene todos los ingredientes que buscamos para encontrar esa felicidad que tanto anhelamos.

Y aún así, tampoco la encontramos.

¿Por qué? ¿Cuál es la razón por la que muchas veces volvamos de nuestros días de descanso peor de lo que fuimos? ¿En qué fallamos?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la felicidad no nos la darán unas largas vacaciones a kilómetros de nuestros hogares, ni tampoco hallaremos el ansiado estado por tener más horas de luz.

¡Nada de eso!

Si realmente queremos aprovechar los días de vacaciones para sentirnos en paz y, por ende, experimentar la sensación de plenitud y felicidad, lo que debemos hacer es conectar.

Sí. Lo has leído bien, CONECTAR.

Pero, ¿conectar con qué?

Estas últimas semanas he escuchado muchísimo la expresión “necesito desconectar“. Y tengo que reconocer que se me hace tremendamente curioso, que lo que la gran mayoría busquemos en nuestros días libres, sea huir de nuestra rutina. Escapar de nuestra vida cotidiana.

No importa a donde ir, ni con quien, ni por cuánto tiempo. Solo queremos ocupar nuestra agenda con todo tipo de acciones que nos evadan de nuestra realidad: bien sea un viaje lo más lejos posible o ir de fiesta en fiesta olvidando todo lo demás.

Todo con tal de sentirnos lo  más alejados posible, de todo aquello que hacemos en nuestro día a día.

Si te soy sincera, tengo mis dudas de si realmente llegamos a desconectar y olvidar todo lo que dejamos en nuestras ciudades. Seguimos conectados a los aparatos electrónicos, viviendo la misma vida virtual de todos los días, continuamos pensando en aquel trabajo que dejé a medias o en lo que me encontraré a la vuelta. Por mucho que lo intentemos, en la mayoría de los casos no conseguimos desconectar.

Y si por algún casual lo hemos conseguido, en nada nos llega la vuelta, haciendo que nuestra rutina se nos haga aún más costosa que antes de marcharnos.

Pero, ¿qué podemos hacer frente a esto?

Justamente haciendo todo lo contrario: CONECTANDO.

¿Cómo sería tu vida, si en vez de intentar desconectar de todo lo que tienes y eres, conectases con tu ser interior?

¿Cómo te sentirías si aprovechases tu tiempo libre para escuchar a tu niñ@ interior y ofrecerle lo que necesita?

¿Qué sensaciones tendrías si lograses escuchar lo que tu cuerpo te grita a diario?

Solo al dedicarnos tiempo a nosotros mismos, nos acercamos a lo que somos en esencia. Y cuando lo hacemos, podemos enlazar nuestros deseos internos con lo que decimos, hacemos, sentimos y pensamos. Y cuando esa unión se da, es inevitable que nos sintamos en paz.

Paz, que curiosamente, nos traslada a la tan ansiada sensación de felicidad.

¿No es acaso paz lo que buscamos en las playas paradisíacas?

¿No es sino, tranquilidad lo que quieres para tus días de descanso?

Y, ¿si lo pruebas?

Verifica por ti mism@ los resultados que te aportará el conectarte con tu interior.

Ya sabes lo que obtienes al desconectar, ¿por qué no probar el conectarte?

Aprende todo esto y mucho más en:

 

“Los secretos de las Relaciones Extraordinarias”

 

“¿Necesitas desconectar en verano?”

EN YOUTUBE

 

Evento de inmersión total donde experimentarás una transformación COMPLETA

MÁS INFO AQUÍ

 

Soy Maider Inclan Orue,
mentora y experta en relaciones y
autora de la trilogía más completa sobre relaciones. 

DESCUBRE MÁS SOBRE MÍ AQU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *